Menu

Matar a un Ruiseñor

Mario Jodra illustration. To Kill a Mockingbird. Matar a un Ruiseñor

To Kill a Mockingbird (“Matar a un Ruiseñor”) by Harper Lee. 1960.

Extracto:

Cuando nos dio nuestros rifles de aire, Atticus no nos enseño a disparar. Fue el tío Jack quien nos instruyó en sus principios, dijo que Atticus no estaba interesado en armas. Atticus le dijo a Jem un día,
-Prefiero que disparen a las latas vacías en el patio trasero, pero se que ustedes van tras los pájaros. Dispara a todos los pájaros azules que quieras, si es que les puedes acertar, pero recuerda que es un pecado matar un ruiseñor-.
Ese fue el único momento que escuché a Atticus decir que era un pecado hacer algo, y le pregunté a la señorita Maudie al respecto. -Tu padre tiene razón-, me dijo ella. Los ruiseñores no hacen otra cosa que crear música para que la disfrutemos. No se comen los jardines de la gente, no hacen nidos en los graneros, no hacen otra cosa que cantar su corazón para nosotros. Es por eso que es un pecado matar a un ruiseñor.
(…)

Mario Jodra illustration. To Kill a Mockingbird. Matar a un Ruiseñor

Detail of illustration – Detalle de la ilustración.

Mario Jodra illustration. To Kill a Mockingbird. Matar a un Ruiseñor

Detail: The jungle behind the white curtain – Detalle: La selva tras la cortina blanca.

Mario Jodra illustration. To Kill a Mockingbird. Matar a un Ruiseñor

Detail: Stabbing stinky blue cheese – Detalle: Apuñalando un apestoso queso azul.

Mario Jodra illustration. To Kill a Mockingbird. Matar a un Ruiseñor

Detail: The light will fade away into the darkness – Detalle: La luz se desvanecerá dentro de las tinieblas.

FastExpo en Sala Siroco

FastExpo en Sala Siroco, el pasado 16 de diciembre de 2016

El pasado viernes 16 de diciembre organicé en el Lounge de la mítica Sala Siroco de Malasaña una #FastExpo que recogió una selección de mis ilustraciones, realizadas en 2016. Las Fast Expos son locuras de una sola noche, así que ahí estuvimos para darlo todo de 21h a 00h.

Hubo musicote del bueno, bailes excéntricos, diversiones inconfesables, una barra abierta para celebrar la frivolidad prenavideña, y un pequeño stand con láminas a la venta que santificó la fiebre consumista (a una semana de la Nochebuena y la Navidad) ¡regalando ARTE!.

Agradecer a los asistentes por haberse acercado a esta modesta exposición. Algunos llegasteis cual Cenicienta, sobre las campanas de la medianoche, antes de que el hechizo se rompiera

Banner para la FastExpo

Banner para la FastExpo.

Y especialmente agradecido a quienes decidieron hacer un regalo navideño (o auto-regalo) con alguna de mis obras. Y, naturalmente, ayuda impagable de Andrea, quién acabó currando de representante, montadora, recaudadora, agitadora social y psiquiatra.

Y a los que no pudieron acercarse al final, tranquilidad, habrá muchas más oportunidades, y mucho mejores.
Gracias!

FastExpo Siroco Mario Jodra

Jornadas Ilustra+ en el Matadero

Tuve la fortuna de asistir a las jornadas de ilustración Ilustra+ que se celebraron el 19 y 20 de noviembre, organizadas por Consejo General del Libro y por APIM (Asociación Profesional de Ilustradores de Madrid, de la cual soy miembro hace poco tiempo), y que tuvo lugar en la Casa del Lector del Matadero.

Jornadas Ilustra+ en Matadero. Máster class, mesas redondas, charlas informativas y talleres prácticos sobre ilustración.Se impartieron máster class por parte de Laura López y Emma Llensa, sobre estrategias para calcular tarifas y marketing digital orientado a ilustradores.

Disfruté con la mesa redonda de Emma Llensa (Ubicuo Studio), Angel Domingo (Agencia Pencil), Óscar Llorens (ilustrador) y Emil Markov (ilustrador y director de arte) sobre “la devaluación del creativo”, así como de la charla informativa “Ganar prestigio y destacar: Concursos, Ferias y Premios”, con Sara Moreno (Presidenta del Consejo General del Libro), Ale Díaz Bouza, RA de SCBWI, Abril Castillo (fundadora del Ilustradero y del Catálogo Iberoamericano de Ilustración, cuya intervención fue a través de video) y Verónica Grech (ilustradora y jurado en la Annual 3×3 International Illustration Awards).

Jornadas Ilustra+ en Matadero. Máster class, mesas redondas, charlas informativas y talleres prácticos sobre ilustración.Me resultó especialmente útil el taller práctico de ilustración para libro de texto del genial Emil Markov. Fueron más de cuatro horas de un taller con mucha chicha e información pragmática, de batalla, en la que nos hizo “sufrir” para completar un brief del encargo de una página de libro de texto, bocetando 8 ilustraciones en solo 15 minutos. Fue cañero al hacerlo aún más “realista” al incorporar cambios habituales por parte de los editores durante ese tiempo.

Jornadas Ilustra+ en Matadero. Máster class, mesas redondas, charlas informativas y talleres prácticos sobre ilustración.

Jornadas Ilustra+ en Matadero. Máster class, mesas redondas, charlas informativas y talleres prácticos sobre ilustración.

Jornadas Ilustra+ en Matadero. Máster class, mesas redondas, charlas informativas y talleres prácticos sobre ilustración.

Jornadas Ilustra+ en Matadero. Máster class, mesas redondas, charlas informativas y talleres prácticos sobre ilustración.

Jornadas Ilustra+ en Matadero. Máster class, mesas redondas, charlas informativas y talleres prácticos sobre ilustración.

Y un placer haber podido coincidir y conocer en persona a algunos de los compañeros de APIM. No hice fotos, así que éstas de aquí son prestadas de Ana Cristina Martín, Luis Miguez y Almudena Del Mazo Revuelta. Por ahí salgo de fondo en alguna de ellas.

BREXIT: We should all play the Political Science Game

Mario Jodra illustration. BREXIT: We should all play the Political Science Game

We should all play the Political Science Game (Todos deberíamos participar en el juego de la Ciencia Política).

Mario Jodra illustration. BREXIT: We should all play the Political Science Game

Mario Jodra illustration. We should all play the Political Science Game

Detail of illustration – Detalle de la ilustración.

Illustración inspirada en el BREXIT y la política en general, y más particularmente, la de mi propio país.

Opinión sobre Werther

The Sorrows of Young Werther by Johann Wolfgang von Goethe. Mario Jodra illustration

Mi opinión sobre LAS PENAS DEL JOVEN WERTHER (“Die Leiden des jungen Werthers”, “The Sorrows of Young Werther”) de Johann Wolfgang von Goethe, y los elemento en los que me basé para realizar esta ilustración.

El Sturm und Drang (tormenta e ímpetu) fue un movimiento literario en contraposición a las limitaciones impuestas por el racionalismo de la Ilustración, y se constituyó como precursor del Romanticismo, reafirmando el predominio del sentimiento frente a la razón.
Las penas del joven Werther (1774) es la novela más representativa de esta corriente.

Para esta ilustración he tomado como referencia dos obras cercanas en el tiempo a esta novela:  “El caminante sobre el mar de nubes” de Caspar David Friedrich (1818) y “La Gran Ola de Kanagawa” de Katsushika Hokusai (1760-1849). Y aunque ésta última es una obra japonesa, para mi ambas son iconos, pinturas muy representativas de una idea general que tengo sobre el Romanticismo y sus propias contradicciones, algo que en mi opinión también refleja “Las penas del joven Werther”: El hombre y la razón dominan a la fiera naturaleza hasta que acaban siendo derrotados por sus fuerzas imparables, enterrados por el tiempo que cubre todo de cenizas. Un hombre que conquista cimas y corona rincones inaccesibles puede permitirse contemplar un océano infinito y eterno que podría ser el mismo cosmos. Por otro lado tenemos una gran ola desafiante embistiendo bruscamente contra unas desvalidas barcazas con sus frágiles ocupantes, que acabarán siendo engullidos finalmente por el mar.

Werther es el triunfo del conocimiento y la ciencia, un hombre ilustrado, la ascensión del saber que se enfrenta desfavorablemente a nuestra naturaleza y pasiones. Un cerebro reptiliano rebosante de emociones, escondido peligrosamente bajo el sayo, incapaz de sentir alivio bajo la pesada conciencia del Yo. La razón es subyugada, y nuestra principal fuerza cae como caerán los muros de un castillo o las torres de una iglesia ante una amenazante ola gigante que acabará inundando las calles de una ciudad construida para gloria de nuestra defensa y cobijo, arrastrando con ella a todos sus habitantes, tanto los queridos como los odiados, haciéndolos desaparecer como desaparecerá todo con el paso del tiempo. Y todo será inevitable.

The Sorrows of Young Werther by Johann Wolfgang von Goethe. Mario Jodra illustration

La forma que tiene Werther de desafiar un fin, una afrenta o la misma pasión desenfrenada que no es capaz de asimilar o controlar es anulando uno de los instintos naturales más básicos: la supervivencia. Esta anulación que pinta de dignidad es para él mismo una supervivencia del Yo aún mayor que el propio instinto esencial de conservación de la vida. Esta voluntad de destruirse mediante la superación de nuestro instinto reptiliano solo puede deberse a la voluntad misma de la razón ilustrada y de la conciencia más humana.

Werther no es otro que el propio Goethe, y sus vivencias amorosas fueron aquellas que tuvo él en Wetzlar (el Wahlheim de su novela, aunque basado en la cercana Garbenheim) uno de los pocos nombres que no citó explícitamente en su novela, pues todos los demás aparecen tal y como aparecieron en su vida.

Por eso he querido hacer un juego a la par entre un hombre que esconde discretamente una pistola y otro que tan solo hace un gesto ante la ensoñación del fin. Para mi ambos reflejan la novela y la situación que llevó a crearla. Goethe fantaseó con las posibilidades de sus impulsos en la vida real. Exaltó una naturaleza aniquilada mediante la voluntad y supo convertirla en un hombre coronando una montaña en vez de alguien derrotado a sus pies.

The Sorrows of Young Werther by Johann Wolfgang von Goethe. Mario Jodra illustration

Pero esas mismas fantasías escondían peligros aún mayores. Sobre la mesa de Werther, en el momento de su suicidio, había un ejemplar abierto en el pupitre de “Emilia Galotti”, un drama burgués en el cual un joven Principe enamorado trata de impedir la inminente boda de Emilia, su amada, con un Conde. Su decisión acaba desencadenando la muerte de ambos. Un drama reproducido en un episodio de la novela, donde un criado enamorado de su ama acaba asesinando al criado que le sustituyó. Werther defiende al asesino que va a ser ejecutado por haber cometido el crimen “por amor”.

Werther se suicida para evitar cometer un crimen similar, quizás rechazando ser otro Hettore Gonzaga, el joven Príncipe de Guastalla de “Emilia Galotti”. Werther huye esos deseos, aún más venenosos que su propia muerte: soñar con olas estrepitosas y arroyos que corren desbordados para inundar los valles, los campos, las praderas, los vallados, la casa y los jardines de su amada, y hasta el sauce donde descansó junto a ella después de un largo paseo.
Pero Goethe no se suicidó y acabó escribiendo esta novela, y muchas más.

Las penas del joven Werther

LAS PENAS DEL JOVEN WERTHER (“Die Leiden des jungen Werthers”, “The Sorrows of Young Werther”). Johann Wolfgang von Goethe. 1774

The Sorrows of Young Werther by Johann Wolfgang von Goethe. Mario Jodra illustration

Extracto:

Querido Guillermo: me encuentro en un estado que debe asemejarse al de los desgraciados que en la antigüedad se creían poseídos del espíritu maligno. No es el pesar; no es tampoco un deseo vehemente, sino una rabia sorda y sin nombre que me desgarra el pecho, me hace un nudo en la garganta y me sofoca. Sufro, me gustaría escapar de mí y paso las noches vagando por los parajes desiertos y sombríos en que abunda esta estación enemiga.
Anoche salí. Sobrevino de repente el deshielo y supe que el río había salido de madre, que todos los arroyos de Wahlheim corrían desbordados y que la inundación era completa en mi valle. Me dirigí a él cuando llegaba la medianoche y presencié un espectáculo aterrador. Desde la cima de una roca, con la claridad de la Luna, vi revolverse los torrentes por los campos, por las praderas y entre los vallados, devorando y sumergiendo todo; vi desvanecerse el valle; vi en su lugar un mar rugiente y espumoso, azotado por el soplo de los huracanes. Después, profundas tinieblas; más tarde, la Luna, que aparecía de nuevo para arrojar una siniestra claridad sobre aquel imponente cuadro. Las olas rodaban estrepitosas… se estrellaban a mis pies con gran fuerza. Un extraño temblor y una tentación inexplicable se apoderaron de mí.

The Sorrows of Young Werther by Johann Wolfgang von Goethe. Mario Jodra illustration

Me hallaba con los brazos estirados hacia el abismo, acariciando la idea de lanzarme a él. Sí, lanzarme y sepultar conmigo los dolores y sufrimientos. ¡Pero ay!, ¡qué desgraciado! No tuve fuerza para terminar de una vez por todas con mi pesar; mi hora no ha llegado aún, lo sé. ¡Ah, Guillermo! ¡Con qué gozo hubiera dado esta pobre vida para confundirme con el huracán, rasgar con él los mares y agitar sus olas! ¡Ah!, ¿no alcanzaremos nunca esta dicha los que nos consumimos en nuestra prisión? ¡Qué tristeza se apoderó de mí cuando mis ojos pasaron por el sitio donde había descansado con Carlota, bajo un sauce, después de un largo paseo! También había llegado ahí la inundación y a duras penas pude distinguir la copa del sauce.

The Sorrows of Young Werther by Johann Wolfgang von Goethe. Mario Jodra illustration

Pensé entonces en la casa de Carlota, en sus jardines… El torrente debía haber arrancado también nuestros pabellones y destruido todos nuestros lechos de pasto. Un luminoso rayo del pasado brilló frente a mi alma, como brilla en los sueños de un cautivo una ola de luz que le crea praderas, ganados o grandezas de la vida. Yo estaba ahí, parado… ¡ah!, ¿es que no tengo valor para morir? Yo debía…

The Sorrows of Young Werther by Johann Wolfgang von Goethe. Mario Jodra illustration

El pueblo ficticio de Wahlheim, basado en la ciudad de Garbenheim, cercana a Wetzlar, donde Goethe encontró empleo en la Cámara Imperial del Sacro Imperio Romano Germánico.



The Sorrows of Young Werther by Johann Wolfgang von Goethe. Mario Jodra illustration

La luna sobre Wahlheim, el pueblo ficticio donde penó Werther.

Robinson Crusoe. Illustrations

Vida y extrañas y sorprendentes aventuras de Robinson Crusoe, marinero de York, quien vivió veintiocho años completamente solo en una isla deshabitada en las costas de América, cerca de la desembocadura del gran río Orinoco; habiendo sido arrastrado a la orilla tras un naufragio, en el cual todos los hombres murieron menos él. Con un relato de cómo al final fue insólitamente liberado por piratas. Escrito por él mismo.

Robinson Crusoe by Daniel Defoe. Mario Jodra illustration
(…) Fue poco antes de las grandes lluvias que acabo de mencionar, cuando me deshice de esto, sin advertir nada y sin recordar que había echado nada allí. Al cabo de un mes o algo así, me percaté de que unos tallos verdes brotaban de la tierra y me imaginé que se trataba de alguna planta que no había visto hasta entonces; mas cuál no sería mi sorpresa y mi asombro cuando, al cabo de un tiempo, vi diez o doce espigas de un perfecto grano verde, del mismo tipo que el europeo, más bien, del inglés.

Robinson Crusoe by Daniel Defoe. Mario Jodra illustration

Resulta imposible describir el asombro y la confusión que sentí en este momento. Hasta entonces, no tenía convicciones religiosas; de hecho, tenía muy pocos conocimientos de religión y pensaba que todo lo que me había sucedido respondía al azar o, como decimos por ahí, a la voluntad de Dios, sin indagar en las intenciones de la Providencia en estas cosas o en su poder para gobernar los asuntos del mundo. Mas cuando vi crecer aquel grano, en un clima que sabía inadecuado para los cereales y, sobre todo, sin saber cómo había llegado hasta allí, me sentí extrañamente sobrecogido y comencé a creer que Dios había hecho que este grano creciera milagrosamente, sin que nadie lo hubiese sembrado, únicamente para mi sustento en ese miserable lugar.

Esto me llegó al corazón y me hizo llorar y regocijarme porque semejante prodigio de la naturaleza se hubiera obrado en mi beneficio; y más asombroso aún fue ver que cerca de la cebada, a todo lo largo de la roca, brotaban desordenadamente otros tallos, que eran de arroz pues lo reconocí por haberlos visto en las costas de África.

Robinson Crusoe by Daniel Defoe. Mario Jodra illustration

No solo pensé que todo esto era obra de la Providencia, que me estaba ayudando, sino que no dudé que encontraría más en otro sitio y recorrí toda la parte de la isla en la que había estado antes, escudriñando todos los rincones y debajo de todas las rocas, en busca de más, pero no pude encontrarlo. Al final, recordé que había sacudido la bolsa de comi da para los pollos en ese lugar y el asombro comenzó a disiparse. Debo confesar también que mi piadoso agradecimiento a la Providencia divina disminuyó cuando comprendí que todo aquello no era más que un acontecimiento natural. No obstante, debía estar agradecido por tan extraña e imprevista providencia, como si de un milagro se tratase, pues, en efecto, fue obra de la Providencia que esos diez o doce granos no se hubiesen estropeado (cuando las ratas habían destruido el resto) como si hubiesen caído del cielo. Además, los había tirado precisamente en ese lugar donde, bajo la sombra de una gran roca, pudieron brotar inmediatamente, mientras que si los hubiese tirado en cualquier otro lugar, en esa época del año se habrían quemado o destruido. (…)

Robinson Crusoe by Daniel Defoe. Mario Jodra illustration

Robinson Crusoe by Daniel Defoe. Mario Jodra illustration

Robinson Crusoe by Daniel Defoe. Mario Jodra illustration

Robinson Crusoe by Daniel Defoe. Mario Jodra illustration

Ilustraciones para “La vida y aventuras de Robinson Crusoe” (The life and adventures of Robinson Crusoe) de Daniel Defoe. Mario Jodra, 2016

Cementerio de Automóviles. Fernando Arrabal

Explanada delante de un cementerio de automóviles. Al fondo, automóviles. A causa del desnivel del terreno se pueden ver a lo lejos automóviles amontonados. Son viejos y están sucios y oxidados.

"Cementerio de Automóviles" (The Automobile Graveyard. Le cimetière des voitures) de Fernando Arrabal. Mario Jodra illustration

"Cementerio de Automóviles" (The Automobile Graveyard. Le cimetière des voitures) de Fernando Arrabal. Mario Jodra illustration

Cementerio de Automóviles. Le cimetière des voitures. Fernando Arrabal. Mario Jodra illustration

Ilustraciones para el “Cementerio de Automóviles” (The Automobile Graveyard. Le cimetière des voitures) de Fernando Arrabal. Mario Jodra, 2016

LA METAMORFOSIS. Franz Kafka

LA METAMORFOSIS. Franz Kafka

Una mañana, tras un sueño intranquilo, Gregorio Samsa se despertó convertido en un monstruoso insecto. Estaba echado de espaldas sobre un duro caparazón y, al alzar la cabeza, vio su vientre convexo y oscuro, surcado por curvadas callosidades, sobre el que casi no se aguantaba la colcha, que estaba a punto de escurrirse hasta el suelo. Numerosas patas, penosamente delgadas en comparación con el grosor normal de sus piernas, se agitaban sin concierto.
–¿Qué me ha ocurrido?

The Metamorphosis. Franz Kafka. Mario Jodra illustration

Ilustración principal de “La Metamorfosis” de Franz Kafka. Mario Jodra, 2016.

La caída de la Casa Usher. Poe

LA CAIDA DE LA CASA USHER.  Edgar Allan Poe.

Durante todo un día de otoño, triste, oscuro, silencioso, cuando las nubes se cernían bajas y pesadas en el cielo, crucé solo, a caballo, una región singularmente lúgubre del país; y, al fin, al acercarse las sombras de la noche, me encontré a la vista de la melancólica Casa Usher. No sé cómo fue, pero a la primera mirada que eché al edificio invadió mi espíritu un sentimiento de insoportable tristeza. Digo insoportable porque no lo atemperaba ninguno de esos sentimientos semiagradables por ser poéticos, con los cuales recibe el espíritu aun las más austeras imágenes naturales de lo desolado o lo terrible. Miré el escenario que tenía delante —la casa y el sencillo paisaje del dominio, las paredes desnudas, las ventanas como ojos vacíos, los ralos y siniestros juncos, y los escasos troncos de árboles agostados— con una fuerte depresión de ánimo únicamente comparable, como sensación terrena, al despertar del fumador de opio, la amarga caída en la existencia cotidiana, el horrible descorrerse del velo.

Poe. The Fall of the House of Usher. Mario Jodra illustration.

Era una frialdad, un abatimiento, un malestar del corazón, una irremediable tristeza mental que ningún acicate de la imaginación podía desviar hacia forma alguna de lo sublime. ¿Qué era —me detuve a pensar—, qué era lo que así me desalentaba en la contemplación de la Casa Usher? Misterio insoluble; y yo no podía luchar con los sombríos pensamientos que se congregaban a mi alrededor mientras reflexionaba. Me vi obligado a incurrir en la insatisfactoria conclusión de que mientras hay, fuera de toda duda, combinaciones de simplísimos objetos naturales que tienen el poder de afectarnos así, el análisis de este poder se encuentra aún entre las consideraciones que están más allá de nuestro alcance. Era posible, reflexioné, que una simple disposición diferente de los elementos de la escena, de los detalles del cuadro, fuera suficiente para modificar o quizá anular su poder de impresión dolorosa; y, procediendo de acuerdo con esta idea, empujé mi caballo a la escarpada orilla de un estanque negro y fantástico que extendía su brillo tranquilo junto a la mansión; pero con un estremecimiento aún más sobrecogedor que antes contemplé la imagen reflejada e invertida de los juncos grises, y los espectrales troncos, y las vacías ventanas como ojos. (…)

Poe. The Fall of the House of Usher. Detail 02. Mario Jodra illustration.

He dicho que el solo efecto de mi experimento un tanto infantil —el de mirar en el estanque— había ahondado la primera y singular impresión. No cabe duda de que la conciencia del rápido crecimiento de mi superstición —pues, ¿por qué no he de darle este nombre?— servía especialmente para acelerar su crecimiento mismo. Tal es, lo sé de antiguo, la paradójica ley de todos los sentimientos que tienen como base el terror. Y debe de haber sido por esta sola razón que cuando de nuevo alcé los ojos hacia la casa desde su imagen en el estanque, surgió en mi mente una extraña fantasía, fantasía tan ridícula, en verdad, que sólo la menciono para mostrar la vívida fuerza de las sensaciones que me oprimían. Mi imaginación estaba excitada al punto de convencerme de que se cernía sobre toda la casa y el dominio una atmósfera propia de ambos y de su inmediata vecindad, una atmósfera sin afinidad con el aire del cielo, exhalada por los árboles marchitos, por los muros grises, por el estanque silencioso, un vapor pestilente y místico, opaco, pesado, apenas perceptible, de color plomizo.

Poe. The Fall of the House of Usher. Detail 01. Mario Jodra illustration.

Sacudiendo de mi espíritu esa que tenía que ser un sueño, examiné más de cerca el verdadero aspecto del edificio. Su rasgo dominante parecía ser una excesiva antigüedad. Grande era la decoloración producida por el tiempo. Menudos hongos se extendían por toda la superficie, suspendidos desde el alero en una fina y enmarañada tela de araña. Pero esto nada tenía que ver con ninguna forma de destrucción. No había caído parte alguna de la mampostería, y parecía haber una extraña incongruencia entre la perfecta adaptación de las partes y la disgregación de cada piedra. Esto me recordaba mucho la aparente integridad de ciertos maderajes que se han podrido largo tiempo en alguna cripta descuidada, sin que intervenga el soplo del aire exterior. Aparte de este indicio de ruina general la fábrica deba pocas señales de inestabilidad. Quizá el ojo de un observador minucioso hubiera podido descubrir una fisura apenas perceptible que, extendiéndose desde el tejado del edificio, en el frente, se abría camino pared abajo, en zig-zag, hasta perderse en las sombrías aguas del estanque.

Poe. The Fall of the House of Usher. Detail 01. Mario Jodra illustration.

Mientras observaba estas cosas cabalgué por una breve calzada hasta la casa. Un sirviente que aguardaba tomó mi caballo, y entré en la bóveda gótica del vestíbulo. Un criado de paso furtivo me condujo desde allí, en silencio, a través de varios pasadizos oscuros e intrincados, hacia el gabinete de su amo. Mucho de lo que encontré en el camino contribuyó, no sé cómo, a avivar los vagos sentimientos de los cuales he hablado ya. (…)

Poe. The Fall of the House of Usher. Detail 06. Mario Jodra illustration.

Cosmos Quotes: Neil deGrasse Tyson

Cosmos Quotes: Neil deGrasse Tyson. Mario Jodra illustration. Mixed media. Pencil on paper + Digital

“There are as many atoms in each molecule of your DNA as there are stars in the typical galaxy. This is true for dogs, and bears, and every living thing. We are, each of us, a little universe.” – Neil deGrasse Tyson, Cosmos

 

Cosmos Quotes: Neil deGrasse Tyson. Mario Jodra illustration. Mixed media. Pencil on paper + Digital

“Stars die and reborn […] They get so hot that the nuclei of the atoms fuse together deep within them to make the oxygen we breathe, the carbon in our muscles, the calcium in our bones, the iron in our blood. All was cooked in the fiery hearts of long vanished stars.” – Neil deGrasse Tyson, Cosmos

Cosmos Quotes: Neil deGrasse Tyson. Mario Jodra illustration. Mixed media. Pencil on paper + Digital

“There are many millions of living species of animals and plants, most of them still unknown to science. Think of that — we have yet to make contact with most of the forms of terrestrial life.” – Neil deGrasse Tyson, Cosmos

 

Cosmos Quotes: Neil deGrasse Tyson. Mario Jodra illustration. Mixed media. Pencil on paper + Digital

“Some claim evolution is just a theory. As if it were merely an opinion. The theory of evolution, like the theory of gravity, is a scientific fact. Evolution really happened. Accepting our kinship with all life on Earth is not only solid science. In my view, it’s also a soaring spiritual experience.” – Neil deGrasse Tyson, Cosmos

 

Cosmos Quotes: Neil deGrasse Tyson. Mario Jodra illustration. Mixed media. Pencil on paper + Digital

“Nobody knows how life got started. Most of the evidence from that time was destroyed by impact and erosion. Science works on the frontier of knowledge and ignorance. We’re not afraid to admit what we don’t know. There’s no shame in that. The only shame is to pretend that we have all the answers. Maybe someone watching this, will be the first to solve the mystery of how life on Earth began.” – Neil deGrasse Tyson, Cosmos

 

Cosmos Quotes: Neil deGrasse Tyson. Mario Jodra illustration. Mixed media. Pencil on paper + Digital

“To make this journey, we’ll need imagination, but imagination alone is not enough, because the reality of nature is far more wondrous than anything we can imagine.” – Neil deGrasse Tyson, Cosmos

 

Cosmos Quotes: Neil deGrasse Tyson. Mario Jodra illustration. Mixed media. Pencil on paper + Digital

“This adventure is made possible by generations of searchers strictly adherent to a simple set of rules. Test ideas by experiments and observations. Build on those ideas that pass the test. Reject the ones that fail. Follow the evidence wherever it leads, and question everything. Accept these terms, and the cosmos is yours.” – Neil deGrasse Tyson, Cosmos

 

Cosmos Quotes: Neil deGrasse Tyson. Mario Jodra illustration. Mixed media. Pencil on paper + Digital

“Our entire universe emerged from a point smaller than a single atom. Space itself exploded in a cosmic fire, launching the expansion of the universe and giving birth to all the energy and all the matter we know today. I know that sounds crazy, but there’s strong observational evidence to support the Big Bang theory. And it includes the amount of helium in the cosmos and the glow of radio waves left over from the explosion.” – Neil deGrasse Tyson, Cosmos

Cosmos Quotes: Neil deGrasse Tyson. Illustrations. Mixed media. Pencil on paper + Digital

Cosmos: Carl Sagan Quotes

Cosmos: Carl Sagan Quotes. Mario Jodra illustration. Mixed media. Pencil on paper + Digital

“The total number of stars in the Universe is larger than all the grains of sand on all the beaches of the planet Earth. In the vastness of the Cosmos there must be other civilizations far older and more advanced than ours.”― Carl Sagan, Cosmos

 

Cosmos: Carl Sagan Quotes. Mario Jodra illustration. Mixed media. Pencil on paper + Digital

“Some part of our being knows this is where we came from. We long to return, and we can, because the cosmos is also within us. We’re made of star stuff. We are a way for the cosmos to know itself.” ― Carl Sagan, Cosmos

 

Cosmos: Carl Sagan Quotes. Mario Jodra illustration. Mixed media. Pencil on paper + Digital

“We began as wanderers, and we are wanderers still. We have lingered long enough on the shores of the cosmic ocean. We are ready at last to set sail for the stars.” ― Carl Sagan, Cosmos

 

Cosmos: Carl Sagan Quotes. Mario Jodra illustration. Mixed media. Pencil on paper + Digital

“The Cosmos is all that is or ever was or ever will be.” ― Carl Sagan, Cosmos

 

Cosmos: Carl Sagan Quotes. Mario Jodra illustration. Mixed media. Pencil on paper + Digital

“What an astonishing thing a book is. It’s a flat object made from a tree with flexible parts on which are imprinted lots of funny dark squiggles. But one glance at it and you’re inside the mind of another person, maybe somebody dead for thousands of years. Across the millennia, an author is speaking clearly and silently inside your head, directly to you. Writing is perhaps the greatest of human inventions, binding together people who never knew each other, citizens of distant epochs. Books break the shackles of time. A book is proof that humans are capable of working magic.” ― Carl Sagan, Cosmos

 

Cosmos: Carl Sagan Quotes. Mario Jodra illustration. Mixed media. Pencil on paper + Digital

“Science is not only compatible with spirituality; it is a profound source of spirituality. When we recognize our place in an immensity of light-years and in the passage of ages, when we grasp the intricacy, beauty, and subtlety of life, then that soaring feeling, that sense of elation and humility combined, is surely spiritual.” – Carl Sagan, Cosmos.

 

Cosmos: Carl Sagan Quotes. Mario Jodra illustration. Mixed media. Pencil on paper + Digital

“Somewhere, something incredible is waiting to be known.” – Carl Sagan, Cosmos

 

Cosmos: Carl Sagan Quotes. Mario Jodra illustration. Mixed media. Pencil on paper + Digital

“If you wish to make an apple pie from scratch, you must first invent the universe.” ― Carl Sagan, Cosmos

 

Cosmos: Carl Sagan Quotes. Mario Jodra illustration. Mixed media. Pencil on paper + Digital

“The same technology can be used for good and for evil. It is as if there were a God who said to us, “I set before you two ways: You can use your technology to destroy yourselves or to carry you to the planets and the stars. It’s up to you.” – Carl Sagan, Cosmos

 

Cosmos: Carl Sagan Quotes. Mario Jodra illustration. Mixed media. Pencil on paper + Digital

“Our loyalties are to the species and the planet. We speak for Earth. Our obligation to survive is owed not just to ourselves but also to that Cosmos, ancient and vast, from which we spring.” ― Carl Sagan, Cosmos

 

Cosmos: Carl Sagan Quotes. Mario Jodra illustration. Mixed media. Pencil on paper + Digital

“History is full of people who out of fear or ignorance or the lust for power have destroyed treasures of immeasurable value which truly belong to all of us. We must not let it happen again.” – Carl Sagan, Cosmos

 

Cosmos: Carl Sagan Quotes. Mario Jodra illustration. Mixed media. Pencil on paper + Digital

“The sky calls to us. If we do not destroy ourselves, we will one day venture to the stars”. – Carl Sagan, Cosmos

 

Cosmos: Carl Sagan Quotes. Mario Jodra illustration. Mixed media. Pencil on paper + Digital

“We are a way for the cosmos to know itself.” – Carl Sagan, Cosmos

 

Cosmos: Carl Sagan Quotes. Mario Jodra illustration. Mixed media. Pencil on paper + Digital

“The glory of the Alexandrian Library is a dim memory. Its last remnants were destroyed soon after Hypatia’s death. It was as if the entire civilization had undergone some self-inflicted brain surgery, and most of its memories, discoveries, ideas and passions were extinguished irrevocably. The loss was incalculable. In some cases, we know only the tantalizing titles of the works that were destroyed. In most cases, we know neither the titles nor the authors. We do know that of the 123 plays of Sophocles in the Library, only seven survived. One of those seven is Oedipus Rex. Similar numbers apply to the works of Aeschylus and Euripides. It is a little as if the only surviving works of a man named William Shakespeare were Coriolanus and A Winter’s Tale, but we had heard that he had written certain other plays, unknown to us but apparently prized in his time, works entitled Hamlet, Macbeth, Julius Caesar, King Lear, Romeo and Juliet.” – Carl Sagan, Cosmos

 

Cosmos: Carl Sagan Quotes. Mario Jodra illustration. Mixed media. Pencil on paper + Digital

“Alexandria was the greatest city the Western world had ever seen. People of all nations came there to live, to trade, to learn. On any given day, its harbors were thronged with merchants, scholars and tourists. This was a city where Greeks, Egyptians, Arabs, Syrians, Hebrews, Persians, Nubians, Phoenicians, Italians, Gauls and Iberians exchanged merchandise and ideas. It is probably here that the word cosmopolitan realized its true meaning — citizen, not just of a nation, but of the Cosmos. To be a citizen of the Cosmos.” – Carl Sagan, Cosmos

Cosmos: Carl Sagan Quotes. Illustrations. Mixed media. Pencil on paper + Digital

Welcome to my New Website

I finally had time to squeeze in a redesign for my site, so I went for it. I just updated it with new improved functionality and styles, creating new categories: Illustration, Sketches and Drawings, Painting, Graphic & Web Design, Photography and a new Home Page.

It was a hard work in making a high quality digitalisation of part of my past work, works I made many, many years ago, scanning drawings and sketches, taking pictures, retouching and collecting it to be ready for this site. But I am really satisfied with the result.